Se trata de un efecto en donde un conejo se coloca en un compartimento y viaja mágicamente a otro. Lo que hace de este un éxito con los niños es la animación del conejo, que se ve correr de un compartimento a otro cuando el intérprete no está mirando. Por último, el conejo desaparece de los compartimientos y aparece en el bolsillo del artista. Una rutina muy divertida donde participa la audiencia.  

face